sábado 24 de agosto de 2019

Noticias | 11 jun 2019

Sociedad

La nena de dos años que toca el piano, lee, escribe y recita poemas

La pequeña tiene un coeficiente intelectual de 146 puntos, muy superior a la media.


Claudia Aranda es una nena que vive en Granada, España, tiene dos años y medio y está enamorada de las letras y la música. Es capaz de recitar poemas, tocar el piano y reconocer más de 300 pinturas. Es superdotada y que tiene un Coeficiente Intelectual de 146 puntos en la Escala de Inteligencia de Wechsler. La media es entre 90 y 110.

Con 11 meses sabía leer, ahora escribe un dictado y también redacta sus propias poesías, toca el piano, localiza países y ríos en los mapas. En unos días se publicarán los primeros ejemplares de su primer libro, Calíope, en el que sus padres, Sandra y Fran, recopilaron los textos que ella iba escribiendo en su libreta. Están analizando si puede entrar en el libro Guinness de los récords. 

Claudia puede reconocer con facilidad países y ríos.

Claudia puede reconocer con facilidad países y ríos.

 

 

Sandra González, la madre de la pequeña, afirma que empezaron a detectar que la nena aprendía más rápido de lo habitual antes de cumplir un año. Lo que empezó casi como una anécdota se convirtió en realidad cuando advirtieron que se había aprendido de memoria todos los cuentos de Frozen.

Según sus padres Claudia es una pequeña muy observadora y escribe "cosas impresionantes". Le encantan los poemas por la musicalidad que contienen y los canta. "Un día vimos su libreta, pasamos todo lo que estaba escrito a limpio y lo llevamos a la imprenta para hacer copias en su propia letra", cuenta Sandra.

Sandra González es la madre de la pequeña Claudia.

Sandra González es la madre de la pequeña Claudia.

La pequeña, que en noviembre cumplirá los tres años, también sabe tocar el piano. "Le encanta la música clásica", relata su padre. Él, como profesor de literatura, se quedó muy impresionado cuando su hija reconocía a personajes literarios. 

La nena todavía no está en edad escolar, por lo que todo lo que aprendió lo hizo en su casa. Los padres tienen dudas sobre qué harán cuando Claudia tenga que ir al colegio. Dicen, con razón, que si le repiten algo que ya sabe, la pequeña se va a aburrir. 

Fuente: Clarín

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS