sábado 17 de noviembre de 2018

Noticias | 26 ago 2018

Alerta mundial: Los trolls atacan las vacunas


Investigadores de Estados Unidos que estudiaban cómo se pueden utilizar las redes sociales para mejorar la salud pública han descubierto un enemigo frente al que no estaban inmunizados: trolls rusos y bots de Twitter que propagan informaciones falsas y fomentan la división de opiniones sobre las vacunas.

 

Los investigadores han localizado el origen de una parte de estos mensajes en la Agencia de Investigación de Internet, la compañía rusa apoyada por el Gobierno de Moscú acusada de interferir en las elecciones del 2016 en las que Donald Trump fue elegido presidente. Según los resultados presentados esta semana en la revista médica American Journal of Public Health, la táctica empleada fue la misma en el caso de las vacunas y en la campaña electoral: fomentar la polarización de opiniones y la división social. Esta actuación “legitima el debate de las vacunas [y] erosiona el consenso público sobre ellas”, escriben los investigadores.


“La gran mayoría de los ciudadanos americanos cree que las vacunas son seguras y efectivas, pero en Twitter uno tiene la impresión de que hay mucho debate”, declara David Broniatowski, primer autor de la investigación, de la Universidad George Washington. “Muchos tuits antivacunas proceden de cuentas de procedencia incierta. Nuestros resultados sugieren que una parte significativa del discurso sobre vacunas en redes sociales puede ser generado por actores maliciosos con agendas ocultas”.

 

La investigación, financiada por los Institutos Nacionales de la Salud de EE.UU., se inició con el objetivo de analizar cómo las redes sociales pueden ayudar a los ciudadanos a tomar decisiones sobre su salud. “Queríamos entender el origen de la discrepancia entre el amplio consenso sobre las vacunas que se registra en las encuestas y el debate existente en las redes sociales”, explica Broniatowski por correo electrónico.

 

Los investigadores han analizado más de 1,7 millones de tuits relacionados con vacunas publicados en Estados Unidos desde julio del 2014 hasta septiembre del 2017. Esto les ha permitido identificar dos tipos de emisores que tuitean sobre vacunas con más frecuencia que la media de los ciudadanos.


Por un lado, están los bots –programas informáticos creados para realizar tareas repetitivas de manera automática– diseñados para emitir tuits sobre vacunas. Dentro de los bots, los investigadores destacan los contaminadores de contenido, que consisten en cuentas que distribuyen malware (o software maligno), anuncios no deseados y otros materiales disruptivos.

 

“Los contaminadores de contenido parecen utilizar los mensajes antivacunas como anzuelo para que los usuarios cliquen en anuncios y links a webs malignas. Irónicamente, los contenidos que favorecen la exposición a virus biológicos también favorecen la exposición a virus informáticos”, declara en un comunicado Sandra C. Quinn, coautora de la investigación, de la Universidad de Maryland.

 

Por otro lado, están los trolls –programas directamente controlados por personas que publican mensajes con el objetivo de distorsionar el debate–, que actúan de manera más sofisticada. Gran parte de estos trolls han podido ser rastreados hasta la compañía rusa Agencia de Investigación de Internet después de que Twitter facilitara al Congreso de EE.UU. una lista de trolls que pudieron interferir en las elecciones presidenciales del 2016. Twitter eliminó en febrero 3.800 cuentas vinculadas a dicha compañía.

 

Los investigadores han observado que los trols rusos tuitearon sobre vacunas 22 veces más a menudo que la media de los usuarios de Twitter. Concretamente, uno de cada 550 tuits de trolls rusos hablaba de vacunas, mientras que la media para el resto de los usuarios humanos es de uno cada 12.000.

 

La Agencia de Investigación de Internet, con sede en San Petersburgo, llegó incluso a crear la etiqueta #VaccinateUS para vehicular el debate. Pero lo que más ha sorprendido a los investigadores es que, mientras los bots propagan sobre todo mensajes antivacunas, los trolls rusos difunden a partes iguales mensajes a favor y en contra de la vacunación.


“Los trolls rusos fomentan el desacuerdo. Las cuentas que se presentan como usuarios legítimos erosionan el consenso social sobre las ­vacunas”, concluyen los investigadores en el American Journal of Public Health. “Esto es coherente con la estrategia de fomentar el desacuerdo en cuestiones controvertidas, una conocida táctica que emplean cuentas de trolls rusos”.

 

“Su objetivo es dividir los dos bandos para que estén en contra del centro”, ha declarado a la CNN Patrick Warren, economista de la Universidad de Clemson en Carolina del Sur (EE.UU.), que no ha participado en la investigación.

 

Aunque el trabajo se ha limitado a Twitter y a EE.UU., el debate sobre la eficacia y la seguridad de las vacunas ha aflorado en los últimos años también en otras redes sociales y otros países. En Europa, el caso más destacado es el de Italia, donde la ministra de Sanidad, Giulia Grillo, está en contra de la vacunación sistemática de los niños y donde el vicepresidente Matteo Salvini azuza polémicas que dividen la sociedad.

 

“Será necesario hacer más investigación para determinar la mejor manera de combatir los contenidos de bots y trolls”, concluyen los autores del trabajo, quienes sugieren que “los profesionales de la salud pública deberían centrarse en combatir las informaciones maliciosas o falsas y enfatizar que una parte significativa de los mensajes antivacunas están dirigidos”.

 

Fuente: Clarin

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS