jueves 15 de noviembre de 2018

Noticias | 12 sep 2018

Economía

El FMI explicó por qué la guerra comercial entre Estados Unidos y China impacta en Turquía y Argentina

La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, señaló que el conflicto podría afectar el crecimiento del gigante asiático, golpeando a países vinculados en la cadena de producción global y especialmente entre las economías emergentes. El peso argentino y la lira turca han sufrido fuertes depreciaciones en lo que va del año


TAGS: CHINA, EEUU, FMI

La escalada de la guerra comercial entre Estados Unidos y China podría tener un "impacto" en las ya debilitadas economías emergentes y particularmente en Argentina y Turquía, desde donde su crisis podría extenderse a países desarrollados, advirtió el martes la jefa del FMI.

Si las dos economías más grandes del mundo continúan elevando sus respectivas tarifas arancelarias, esto podría tener "un impacto mensurable en el crecimiento de China" y ello "causar vulnerabilidades" en los países asiáticos vecinos debido a la integración de sus cadenas de producción, dijo Christine Lagarde, directora ejecutiva del Fondo Monetario Internacional (FMI), al Financial Times.

Pero destacó también que "eso agregaría un impacto adicional" en las economías ya vulnerables.

La situación de algunos países emergentes es cada vez más delicada ya que su moneda se ha depreciado como resultado del aumento del dólar estadounidense y el flujo de capital de estas economías para aprovechar la suba de las tasas de interés de Estados Unidos.

Para el FMI Argentina y Turquía son particularmente vulnerables, ya que sus monedas se han desplomado en los últimos meses. El peso argentino sufre una depreciación acelerada desde fines de abril y acumula una pérdida de casi 50% en el año, mientras que la lira turca ha perdido cerca d un 40% contra el dólar en el mismo período.

Lagarde ya había advertido hace varios meses del impacto de una guerra comercial entre las grandes potencias en el crecimiento global. Recordó una y otra vez que el comercio de bienes y servicios en todo el mundo era "un motor" de expansión económica.

Por el contrario Estados Unidos alega que tiene un déficit comercial gigantesco con China, por lo cual impuso en julio y agosto aranceles del 25% a productos chinos importados por valor de 50.000 millones de dólares anuales.

China ha respondido de igual forma y sobre bienes del mismo valor, pero el presidente Donald Trump adelantó que tiene previsto imponer nuevas tarifas a productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares.

Este intenso conflicto entre las dos primeras economías del mundo ha puesto en vilo a toda la comunidad internacional.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS