miércoles 13 de noviembre de 2019

Ushuaia | 9 feb 2019

Chequeos médicos a niños: por qué es importante realizarlos antes del comienzo de clases

Desde ARGENTINA ONLINE, entrevistamos al Dr. Juan José Alba Capitaine, pediatra de Clínica San Jorge, para que nos explique por qué es fundamental un chequeo médico antes de llevar a los niños a la escuela el primer día de clases.


Llevar a los niños al pediatra antes de comenzar el año lectivo es muy importante para su salud. Es por eso que se aconseja hacerlo con tiempo, para evitar que las corridas propias de la vuelta a clases termine por posponer una visita que debe figurar como prioritaria dentro de la agenda de toda familia.

Desde ARGENTINA ONLINE, entrevistamos al Dr. Juan José Alba Capitaine, pediatra de Clínica San Jorge, para que nos explique por qué es fundamental un chequeo médico antes de llevar a los niños a la escuela el primer día de clases.

Dr. Alba Capitaine, ¿por qué son necesarios los controles de salud previo al inicio de las clases?

 

Los niños en edad escolar, es decir entre los 5 y los 18 años, deben concurrir a la consulta para control de salud por lo menos una vez por año, siempre y cuando el niño no presente otros problemas de salud o factores de riesgo que requieran consultas más frecuentes al pediatra.

 

No es infrecuente que dado que los niños en este rango de edad suelen estar sanos, los padres olviden la realización del control y entonces pasen dos, tres o más años hasta la próxima consulta, lo que es inadecuado.

 

En este contexto, las instituciones educativas funcionan como un recordatorio para los padres para que lleven a los niños a la consulta médica de control. Por otro lado, estas mismas instituciones se nutren de la información médica que se desprende de los certificados médicos de salud generados por el médico pediatra tras esa consulta.

 

¿Por qué las escuelas exigen los certificados de salud o apto físico?

 

No hay que ver a los certificados como una exigencia, como un papel más a llenar. Los certificados deben ser vistos como un documento emitido por un sistema (el de Salud) hacia otro sistema (el Educativo) que informa del estado de salud del niño o adolescente.

 

Está perfecto que las instituciones educativas promuevan la realización de la consulta de supervisión de salud, pero es inapropiado que la misma escuela impida la realización de alguna actividad académica por la falta del certificado.

 

En la consulta es habitual escuchar el reclamo “no lo dejan hacer educación física hasta que no traiga el certificado de apto físico”. Lo cual es por lo menos injusto para el niño, ya que se lo priva de realizar una actividad académica fundamental como es la educación física. Sorprendentemente, ninguna escuela priva a los niños de hacer actividades de Matemática o Historia por ejemplo por no contar con el certificado.

 

En el caso de los niños que realizan actividades competitivas, ¿son necesarios estudios adicionales?

 

La palabra “competitiva” es engañosa porque los niños suelen ser competitivos por sí mismos. A veces un niño puede esforzarse jugando en el patio de la escuela en el recreo con la misma exigencia que lo haría en los 100 metros llanos durante la práctica de atletismo.

 

Por eso, todo niño, no importa la actividad que realiza, debe recibir un examen físico completo incluyendo la medición de los parámetros de peso, altura, superficie corporal, medición de signos vitales y presión arterial, como así también evaluaciones para descartar problemas de postura, desviaciones de columna, etc. 

 

No hay evidencia de que los niños en edad de escuela primaria (de 6 a 11 años, aproximadamente), requieran un electrocardiograma, pero sí se sugiere que a partir de que comienzan los cambios físicos asociados con la pubertad, se realice al menos una vez un electro. Ciertas actividades deportivas pueden requerir otros estudios como por ejemplo radiografía de columna en adolescentes de más de 16 años que juegan al rugby.

 

Los análisis de sangre no son de rutina y los reservamos para niños con factores de riesgo de anemia o enfermedades cardiovasculares, por ejemplo.

 

Finalmente, ¿qué consejo daría a los padres?

 

El consejo es eminentemente práctico. Les diría a los padres que no esperen hasta el último momento, sino que aprovechen estos meses de vacaciones para llevar a los niños al control de salud y así empezar el año tranquilos.

El Dr. Juan José Alba Capitaine (MM 211) es médico especialista en Pediatría, Neonatología y Epidemiología y pertenece al staff de profesionales de la renombrada Clínica San Jorge de Ushuaia.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS