domingo 24 de marzo de 2019

Noticias | 11 mar 2019

Sociedad

Que el bullying falte a clase

No hay que esperar a que un chico “aprenda a defenderse” para actuar, si es atacado. Consejos para padres.


TAGS: BULLYING, CLASE

Hoy, muchos chicos no quieren volver a la escuela. Porque los acosan, se burlan de ellos o son maltratados por sus compañeros.

La violencia no falta al colegio. La vemos a diario, en todos los órdenes. A fin de año, una falsa denuncia o escrache en las redes por abusador llevó a un joven de 18 a suicidarse. El jueves pasado, un caso de pornovenganza fue tapa del diario. Por primera vez, se informó, una mujer podría llevar a juicio a su ex pareja por viralizar videos y fotos sexuales, luego de separarse.

NEWSLETTERS CLARÍN
Qué pasó hoy  |  Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes
DE LUNES A VIERNES POR LA TARDE.
Recibir newsletter

Existen casos de bullying, cyberbullying y sexting también a “menor” escala. Entre los chicos, “algunos vuelven a clases aterrorizados porque saben lo que les espera. Los excluyen, inferiorizan, maltratan o son escrachados... Sentir que no encajás es muy doloroso”, sostiene María Zysman, licenciada en Psicopedagogía y directora de Libres de Bullying, equipo interdisciplinario que desde 2006 se dedica a prevenir esta clase de situaciones dentro del ámbito escolar. Con estos mensajes, “prepara” a padres y chicos para la vuelta al cole: Enseñale a tu hijo a defenderse y a no atacar.

No festejes a los que acosan.

Se valiente. Defendé a quien es maltratado. Apoyá a quien es agredido.

Acercate a quien está solo.

No te calles. Pedí ayuda.

Del otro lado de la pantalla hay alguien como vos.

Generar conciencia es clave. Según Zysman, hay una irritabilidad latente. Y cierta displicencia por parte de la familia. “Los padres manifiestan estar preocupados por el bullying, pero cuando hay una situación concreta, no se involucran. Dicen: ‘No es tan grave. Fue un chiste’. Lo minimizan”. O no participan de las reuniones, cuando son convocados. Ésa es la actitud. Tanto en las escuelas públicas como privadas, aunque en los colegios estatales la participación suele ser mayor.

Los motivos de bullying son apenas excusas para atacar. Elegir al más vulnerable, al que no se integra fácilmente; humillar al otro para ganar poder; ampliar el “séquito” de amigos; dominar para asegurarse un lugar de intocable. “Los que no son agredidos suelen apoyar al ‘líder’ por temor a que le toque la próxima. ‘Vos no te metás’, aconsejan a menudo los padres”.

Ahora que todo pasa por las redes sociales, la mirada del otro es más poderosa. “Si sos influencer o no, cuántos seguidores tenés. O las encuestas que realizan: ‘¿A quién le doy o no?’ -ejemplifica Sysman-. Salir mal en esas encuestas es terrible”.

Las frases de contenido sexual son más frecuentes entre los alumnos de secundaria, aunque los de primaria no se quedan atrás: repiten y copian, jugando a ser adolescentes. “Los chicos no tienen filtro y dicen lo que piensa. La malicia infantil no está mucho peor. Pero la tendencia a discriminar es más fuerte”, asegura.

Desde el anonimato se puede decir cualquier cosa. Filman videos y los difunden. Al que no toma, le dan alcohol para emborracharlo. “Hay mucho alcohol en las previas, acompañado por las familias. Cuando hago el recorte de bullying, advierto que el que no quiere tomar está mal visto. Entonces, toma. Es más fuerte pertenecer que mantenerse al margen”, alerta.

En tiempos de inclusión, militancia y activismo teen, sorprende este nivel de intolerancia. Si bien hay una iniciativa a revalorizar el ‘ser diferente’, prima la cuestión adolescente de buscar equipararse a sus amigos, ser igual a ellos, para poder “cortar” y separarse de su familia. Por eso son frecuentes también los casos de sexting. “Chicas, nenas, que publican fotos eróticas, creyendo que no va a pasar nada. Saben que lo que suben lo va a ver todo el mundo. Pero no se cuidan y se exponen innecesariamente. ‘Si quiero, publico fotos desnuda’, dicen. Y luego pueden sufrir contraataques brutales. Son casos atípicos de cyberbullying atravesados por la revolución feminista y la tecnología”, advierte Marcela Czarny, Master en Tecnología Educativa, directora de Chicos.net y especialista en Cultura Digital y Niñez.

El año pasado, Chicos.net trabajó el tema del cyberbullying desde una perspetiva de género “cuando explotó el tema de chicas empoderadas escrachando a varones con los celulares -recuerda Czarny-. Para ellas está bien porque ahora tienen la posibilidad de denunciar, pero tampoco los chicos deberían ser acosados”, considera. La obesidad, la orientación sexual, tampoco son motivos para el escrache. “Esto es falso. Las causas son la envidia, los celos, la competencia, la rivalidad, la falta de valores, de un faro”, concluye Zysman. Czarny coincide con el diagnóstico. “No es un tema de tecnología. Es un tema de valores. Eso es lo que está en juego. ¿La sociedad es más violenta? No lo sé. Pero me preocupa que se escrache igual a un chico que a Darthés. ¿Cómo es el tema de la educación sexual cuando no se enseña educación sexual? Las escuelas se debaten si atienden o no estas cuestiones. Y cómo. Pero son las primeras en incluir la tecnología, dar computadoras e inculcar valores.Hay que incorporar al cyberbullying como tema”, opina. Por un año escolar sin agresiones.

Fuente: Clarín

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS