lunes 19 de agosto de 2019

Noticias | 5 may 2019

CARDIOPATÍAS: Los riesgos de abandonar el tratamiento

LOS RIESGOS DE ABANDONAR EL TRATAMIENTO: Argentina Online entrevistó al destacado cardiólogo de Clínica San Jorge -quien además fue Presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología- quien alertó sobre un problema pocas veces mencionado: los riesgos de abandonar el tratamiento en prevención de cardiopatías.


Argentina Online entrevistó al cardiólogo de Clínica San Jorge, que además es ex Presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología y hoy es Secretario de la Sociedad Interamericana de Cardiología, quien alertó sobre un problema pocas veces mencionado: los riesgos de abandonar el tratamiento en prevención de cardiopatías.

La prevención de enfermedades cardiovasculares ha ayudado a bajar considerablemente la cantidad de muertes por esta causa en nuestro país. Según el Dr. Álvaro Sosa Liprandi, cardiólogo de Clínica San Jorge, ex Presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología y hoy Secretario de la Sociedad Interamericana de Cardiología, “la mortalidad por enfermedad cardiovascular se redujo notablemente los últimos 40 años; casi un 40 por ciento en la República Argentina, y esto se debe fundamentalmente a las acciones vinculadas con prevención”.

Sin embargo, las enfermedades cardiovasculares siguen representando la primera causa de muerte en el país y en el mundo. Esto significa que, a pesar del éxito de las acciones preventivas, en cardiopatías, todavía existe un largo camino por recorrer.

Uno de los principales problemas que enfrentan los médicos es la grieta que existe entre el conocimiento y la acción, que en los pacientes se evidencia en aquellos que dejan de tomar la medicación o bien no siguen una prescripción médica. Este hecho es conocido como “falta de adherencia”, un fenómeno muchas veces subestimado, que sin embargo incide notablemente a la hora de prevenir enfermedades cardiológicas. El Dr. Sosa Liprandi es claro al respecto. “La adherencia es un problema muy serio porque de alguna manera hace que el individuo por determinadas circunstancias termine no cumpliendo con las prescripciones que el médico le da”.

 

Ahora bien, ¿qué es un paciente “no adherente?

Primero que nada, es importante distinguir dos etapas en la prevención.

“La “prevención primaria” son los esfuerzos que tenemos que hacer para que un paciente no tenga nunca un evento vascular. Hablamos de aquellos pacientes que no han tenido nunca un evento cadiovascular”, explica el Dr. Sosa Liprandi. “Y eso es control de factores de riesgo” (o bien, llevar una vida saludable: buena alimentación, ejercicio, no fumar, entre otras).

“Luego se encuentran los pacientes que ya han tenido un evento (por ejemplo, un infarto agudo de miocardio o un accidente cerebrovascular o que han sido sometidos a una cirugía coronaria o a una angioplastia coronaria). La prevención secundaria consiste en todos los esfuerzos que todos tenemos que hacer para que ese individuo no repita un episodio”.

El problema de la adherencia entra en lo que el Dr. Sosa Liprandi ha descrito en congresos internacionales como la grieta entre “el conocimiento y la acción” que, además de incluir a los pacientes, también atañe a los médicos y a los sistemas de salud en general.

“Un paciente que tuvo un infarto de miocardio y debe tomar tres o cuatro medicamentos esenciales, es decir, de probada eficacia, que el paciente toma y reduce al hacerlo la mortalidad o la posibilidad de tener un episodio similar en el futuro y que sin embargo…deja de tomar la medicación”.

“El problema de la falta de adherencia se da tanto en la prevención primaria como en la secundaria. Es decir, es un problema multifactorial, que tiene que ver con la incapacidad del paciente o del individuo de aceptar o de asumir o cumplir con las indicaciones que el médico le da”, indica el Dr. Sosa Liprandi.

“Hoy muchos pacientes terminan abandonando la medicación que nosotros le prescribimos por múltiples razones, que tienen que ver con su entorno, a veces son razones de acceso, razones económicas, razones culturales o razones que tienen que ver con la cantidad de fármacos (sabemos que los pacientes que toman muchos medicamentos tienen tendencia a abandonarlos porque se cansan de tomar la medicación)…”.

 

 “Muchos pacientes, después de los 6 a 8 meses de tomar la medicación, la abandonan. Por distintos motivos. Algunos, en prevención primaria, porque no tienen concepto de enfermedad. Porque creen que están sanos y entonces dicen “para qué voy a tomar esto”. Hay pacientes hipertensos que cuando la presión se normaliza, dice “ah ya tengo la presión normal entonces dejo la medicación” y eso es un error muy grave. Porque obviamente que si el paciente deja la medicación vuelve a estar hipertenso”.

La adherencia tiene que ver muchas veces con cuestiones personales o culturales que hacen que el paciente no siga las indicaciones que el médico le da y abandone la medicación.

En pleno siglo XXI y con todos los avances científicos en materia de salud, existe todavía una grieta entre el conocimiento y la acción que representa un desafío para toda la comunidad médica: lograr que los pacientes escuchen a los profesionales. En esta tarea, como en tantas otras, la educación es fundamental.

 

*El Dr. Álvaro Sosa Liprandi MTSAC, FACC es cardiólogo de Clínica San Jorge, Jefe de Cardiología del Sanatorio Güemes (Buenos Aires), Director de Idea Médica, Research & Education y del Instituto Cardiovascular Lezica (San Isidro), Director de la carrera de Especialista en Cardiología de la Universidad de Buenos Aires, Secretario de la Sociedad Inter Americana de Cardiología y Ex Presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS