martes 11 de agosto de 2020

Noticias | 12 dic 2019

Sociedad

“Mamá, ¿cuándo se da cuenta una nena que fue abusada?”: el aberrante caso de Iván Coito, el penitenciario de Misiones prófugo por atacar a sus hijastras

Ocurrió en Oberá. Las víctimas tienen 9 y 11 años de edad. Coito ya había sido sobreseído años atrás en otra causa de abuso en donde tres


Gisele había terminado de cenar junto a su familia y decidió sentarse en el sillón de su casa a disfrutar de los últimos minutos del día. Su marido, Eduardo Iván Coito, de 38 años, suboficial del Servicio Penitenciario Provincial de Misiones, ya estaba en la cama junto al bebé de un año que tuvieron en común, mientras que otra hija de ella, de 11 años, de una relación anterior, jugaba en su habitación.

El calor y la humedad eran fuertes en la ciudad de Oberá, provincia de Misiones, a pesar de que ya eran cerca de las 23. Antes de irse a dormir, Gisele vio cómo su hija se acercó y se sentó a su lado. Hablando a bajo volumen para que nadie la escuche, le pidió conversar. Cuando la madre se dispuso a escucharla, la menor la miró a los ojos y le preguntó: “Mamá, ¿cuándo se da cuenta una nena que fue abusada?"

Así, la menor habló. “Fue papá”, le dijo a su madre. Señalaba no a su padre biológico, sino a Iván Coito. Hoy, el suboficial penitenciario se encuentra prófugo de la Justicia por esta acusación, el presunto delito de abuso de una menor agravado por el vínculo. Pero no es la primera vez que Coito es señalado por una calificación como esta. Hace ocho años, fue sobreseído por la Justicia luego de ser acusado de abusar de tres nenas que declararon en su contra, pero que nadie les creyó.

Habla Gisele: “Fue horrible escuchar a mi hija contar eso. Me dijo que la había desnudado y que le había pasado la lengua por atrás y otras cosas que no me sale ni repetirlas. La nena lloraba mucho. Apenas escuché fui a despertarlo y logré echarlo aunque me costó porque no se quería ir. Incluso él quería hablar con la nena pero yo no lo dejé. Estoy destrozada”, dice a Infobae por teléfono desde un lugar que prefiere no revelar por su propia seguridad.

Luego de escuchar a su hija, Gisele, todavía en shock, con la beba que había tenido con el penitenciario en brazos, fue a lo de su madre. No solo buscaba algo de apoyo sino que quería hablar con su otra hija de 9 años que esa noche casualmente se había quedado a dormir en lo de su abuela. En todo el trayecto rezó para que no haya sufrido lo mismo que su hermana. La charla con ella fue aún peor de lo que imaginaba.

“A mí también me hacía lo mismo, mamá. No te dije nada porque me dijo que si yo hablaba le iba a hacer lo mismo al bebé”, le dijo la menor en un ataque de nervios, de acuerdo a su relato.

Con la madrugada ya avanzada, Gisele fue a la Comisaría de la Mujer de Oberá para hacer la denuncia. Luego de que se la tomaran, volvió a su casa para estar con sus hijas, envueltas en el miedo de saber que su marido podía regresar en cualquier momento. Al día siguiente fue hasta el juzgado donde le habían indicado que tramitaría el expediente. “Cuando llegué nadie sabía de qué le estaba hablando. Fui a la comisaría y ellos me decían que sí la habían mandado. Se empezaron a pasar la pelota entre ellos, fue desesperante. Formalmente la denuncia yo la hice el sábado y en el juzgado recién se anoticiaron el martes”, asegura Gisele.

Coito se muestra afectuoso con su familia en sus redes sociales. Hoy, está a la fuga.

Coito se muestra afectuoso con su familia en sus redes sociales. Hoy, está a la fuga.

Una vez que el expediente estuvo en manos del Juzgado de Instrucción N° 2 de Oberá, a cargo de Horacio Alarco, se solicitó la declaración formal de Gisele y se pidió una entrevista entre la psicóloga y las víctimas, la primera medida del caso que fue revelado por el sitio El Territorio. Una cámara Gesell completa tardaría varias semanas en hacerse. La profesional fue concluyente al aseverar que el relato de las nenas era creíble. Con esa información, el magistrado ordenó la inmediata detención de Iván Coito.

Lamentablemente, ya era tarde.

La policía fue a buscar al acusado a los lugares de referencia, pero no lo encontraron. A pesar de que la madre de las nenas contó a la Justicia que el día anterior al pedido de captura lo vieron rondando cerca de la casa familiar ubicada en un pasaje rural cerca de la ex ruta 14, nada más se supo de él.

En las entrevistas que mantuvieron con la psicóloga previo al examen ginecológico, las chicas repitieron lo que le habían dicho a su mamá y hasta expresaron el miedo de que su padrastro vuelva a aparecer: “Nos empezó a hacer cosas cuando vino a vivir con nosotras (hace tres años). Él me pasaba la mano por el cuerpo y me obligaba a que yo lo tocara a él. También me bajaba el pantalón y me pasaba la lengua por atrás. No sé cómo se llama eso. Él va a volver a asustarnos y tenemos miedo”.

¿Los abusos sistemáticos que denuncian las hijas de Gisele se podrían haber evitado? Tal vez sí.

Esta no es la primera vez que Coito se enfrenta a la Justicia. En julio del 2010, según medios de Misiones, una pareja se presentó en una comisaría para denunciar que su vecino, el penitenciario, había atacado de sus dos hijas de 9 y 11 años. A las pocas horas apareció otra mujer, también del barrio, para denunciar la misma situación con su hija menor.

Ante la declaración preliminar de las víctimas, Coito fue detenido y estuvo en prision preventiva durante dos meses hasta que consiguió su excarcelación. Curiosamente el tiempo que estuvo privado de la libertad lo pasó en la Unidad Penal ll de Oberá, su lugar de trabajo y, obviamente, custodiado por sus compañeros.

Una vez en libertad, el acusado volvió al barrio. Mientras la investigación seguía su curso, Coito supuestamente se cruzaba a diario con sus víctimas.

La Unidad Penal II de Oberá, Misiones, uno de los lugares de trabajo del acusado.

La Unidad Penal II de Oberá, Misiones, uno de los lugares de trabajo del acusado.

En octubre del 2011, casi un año y medio luego de las denuncias, la jueza Alba Kunzmann de Gauchat decidió sobreseerlo del delito de abuso sexual simple en los tres casos, amparándose en supuestas contradicciones en los testimonios de las víctimas.

La magistrada que le dio la libertad absoluta a Coito ya no ejerce su función. Está con licencia médica y, según trascendió, podría acogerse a su jubilación para evitar ser destituida mediante un jury de enjuiciamiento que probablemente se llevaría a cabo a raíz de denuncias por mal desempeño que Kunzmann acumuló en los últimos años y que fueron recibidas por el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y Funcionarios de Misiones.

La jueza que sobreseyó al penitenciario hace casi diez años enfrenta fuertes acusaciones.

A más de ocho años de aquella situación, los padres de las menores abusadas se pusieron en contacto con Gisele apenas se enteraron de la noticia para ponerse a disposición y ayudar a las nuevas víctimas.

Hoy Gisele y sus hijas viven con custodia permanente. La mujer, ama de casa, todavía se lamenta el momento en el que conoció al acusado: “Cuando lo conocí él me contó que había tenido problemas con la Justicia. Me había dicho que me meta en internet, que lo mire y que decida, al mismo tiempo me dijo que era todo un invento. Algo armado. Como una idiota le creí”, asegura.

Por el momento el paradero de Coito es un misterio. Algunas versiones con las que cuenta la policía indican que el penitenciario ya no estaría en tierra argentina sino que habría cruzado a Brasil probablemente por el puerto Panambi, a 30 kilómetros de Oberá. En paralelo su abogado solicitó una eximición de prision que aún no tuvo respuesta.

En algunas semanas se realizará la cámara Gesell a las hijas de Gisele. Los resultados serán clave para que el juez pueda analizar el grado de veracidad de sus dichos, tal como ocurrió en el caso contra el futbolista Jonathan Fabbro, condenado a 14 años por abuso. Pero no serán las únicas que declararán. Una de las chicas abusadas en 2010 ya es mayor de edad y se ofreció a declarar como testigo.

A pesar de haber sido ignorada por la Justicia, vuelve a confiar y a prestar su testimonio para ayudar a las hijas de Gisele.

Habrá que ver si esta vez le creen.

Fuente: Infobae

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS