jueves 20 de febrero de 2020

Noticias | 12 feb 2020

Espionaje

El truco que usó la CIA para espiar a la Argentina y otros 120 países aliados y enemigos durante más de 50 años

Lo hizo a través de una compañía suiza que vendía a gobiernos de todo el mundo máquinas para descifrar mensajes encriptados. Entre otros acontecimientos, alimentaron de datos a Gran Bretaña en la guerra de Malvinas.


TAGS: CIA, ESPIONAJE

Era un plan perfecto y funcionó por más de medio siglo. En un operativo conjunto con los servicios secretos de Alemania, la Agencia Central de Inteligencia​ (CIA) espió durante décadas las comunicaciones codificadas de al menos 120 países, entre ellos la Argentina, a través de una compañía suiza que vendía máquinas para descifrar mensajes encriptados, según una investigación periodística divulgada este martes en Estados Unidos, Suiza y Alemania.

Entre varios acontecimientos mundiales espiados, estas máquinas “pinchadas” alimentaron de inteligencia militar a Gran Bretaña durante la guerra de Malvinas y siguieron de cerca las campañas asesinas de los dictadores de América del Sur. Según documentos recién desclasificados a los que accedió Clarín, Argentina y los países que integraban el Operativo Condor (el acuerdo entre varias dictaduras del Cono Sur para coordinar acciones represivas contra opositores) efectivamente utilizaron estos dispositivos con los que fueron espiados.

Los documentos de la CIA.

Los documentos de la CIA.

“Las operaciones de espionaje a través de Crypto AF (la empresa proveedora de las máquinas) suministraron a la inteligencia estadounidense información mucho más detallada de las operaciones, algo que aún no se conocía”, dijo a Clarín Carlos Osorio, que dirige el Proyecto de Documentación del Cono Sur del National Security Archive en Washington. Si todo esto se desclasifica, ese tesoro de comunicaciones interceptadas podría significar un avance significativo en la historia de la Operación Cóndor y también en la historia de toda la región”, añadió.

El plan era perfecto y funcionó por décadas, según reveló este martes una investigación de The Washington Post, la emisora alemana ZDF y la cadena radiotelevisora suiza SRF. La empresa suiza, llamada Crypto AG, estaba secretamente controlada por la inteligencia de Alemania y proporcionó a gobiernos de medio mundo máquinas para encriptar mensajes que finalmente terminaban siendo decodificados por los agentes estadounidenses y alemanes, que contaban con las herramientas para hacerlo.

Crypto AG trabajó con unos 120 países a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial, entre los que se incluye Irán, India, Pakistán y algunas dictaduras de América del Sur, entre ellas la de Argentina. En 1970, la CIA, junto al Servicio Federal de Inteligencia alemán (BND) se convirtieron secretamente en los propietarios de la compañía, dato que obviamente ignoraban los estados que contrataban el servicio.

A través del control total que ejercían sobre la compañía, la CIA y la BND adulteraban los equipos que vendían para vulnerar con facilidad los códigos de seguridad y acceder a los mensajes secretos de esos gobiernos. El negocio era redondo porque no solo obtenían información clasificada de sus clientes, sino que además facturaba millones de dólares por su servicio. La investigación del Post cuenta que Crypto le pagaba a la CIA con valijas de dinero entregadas en estacionamientos subterráneos.

Según la investigación, ni Rusia ni China contrataron jamás los servicios de Crypto.

Los documentos que revelan el espionaje.

Los documentos que revelan el espionaje.

El diario The Washington Post tituló la investigación como “el golpe del siglo” y contó que en un documento interno y clasificado de la CIA se describe la historia de este proyecto ultrasecreto y se identifica a los funcionarios de inteligencia que supervisaban el operativo y a los ejecutivos de Crypto involucrados. La CIA no hizo comentarios sobre el reporte difundido este martes. Crypto quedó dividida en dos divisiones en 2018, y una de esas ramas, Crypto Internacional, dijo que el informe era “muy inquietante”, pero que no tenían conexiones con la CIA o la BND ni “nunca la hemos tenido”.

Los productos de Crypto, dice el informe, están siendo todavía utilizados en más de una docena de países alrededor del mundo, aunque tras la Guerra Fría la agencia habría perdido sus objetivos de espionaje.

En la década de los 70, Crypto AG vendió miles de esas sofisticadas máquinas de encriptación. En la región fueron instaladas en México, Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Perú, Colombia, Venezuela y Nicaragua. Según los documentos desclasificados recientemente por el gobierno estadounidense –que comenzaron a liberarse en el gobierno de Barack Obama y continuaron con el de Donald Trump—el uso de estos dispositivos brindó información sobre acontecimientos históricos como el golpe militar chileno de 1973, el golpe en Argentina en 1976, el asesinato del canciller Orlando Letelier en Washington en 1976, la revolución sandinista y la guerra Contra en Nicaragua, apoyada por la dictadura argentina, y también la guerra de Malvinas.

“Como las naciones que integraban el operativo Condor construyeron su sistema entero de comunicación alrededor de las máquinas Crypto AG, la comunidad de inteligencia de EE.UU. tuvo la oportunidad de monitorear todos los planes y misiones del operativo Cóndor incluyendo sus múltiples complots para asesinatos en la región”, dijo Osorio, que lidera el proceso de desclasificación de los miles de documentos de diferentes agencias que involucran a nuestra región. La documentación puede verse en la página web de la organización: nsarchive.gwu.edu

El Post relata que, en 1982, cuando la Argentina dudaba de que el equipo provisto por Crypto había revelado mensajes secretos y así ayudado a las fuerzas británicas en la guerra de Malvinas (Falklands War, según el documento), fue enviado a Buenos Aires un representante de la compañía, un espía llamado Henry Widman, para tratar de resolver la situación. Widman dijo a las autoridades argentinas que probablemente la National Security Agency de Estados Unidos, había intervenido un dispositivo que la Argentina estaba utilizando, pero que el producto principal que habían comprado de Crypto, llamado CAG 500, había permanecido “invulnerable”. El documento, revelado por el Post, dice que “el engaño funcionó”“Los Argentinos tragaron con dificultad, pero continuaron comprando los equipos”, señalaron.

La CIA espió durante más de medio siglo a la Argentina.

La CIA espió durante más de medio siglo a la Argentina.

En plena Guerra Fría, la mayoría de los ejecutivos de Crypto envueltos en las operaciones de ese tipo estaban motivados por cuestiones ideológicas y declinaron recibir salarios más allá de los suministrados por la empresa, según los documentos. Widman fue una de las excepciones. “Cuando se estaba por retirar, su salario fue incrementado sustancialmente”, dicen los reportes de la CIA. E incluso la agencia lo premió con una medalla al mérito.

Fuente: Clarín

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS