jueves 09 de julio de 2020

Noticias | 23 may 2020

"Es momento de ampliar de manera controlada la burbuja de contactos"

El epidemiólogo Dr. Alba Capitaine nos cuenta por qué debemos pasar a medidas menos restrictivas y cómo debemos aprender a convivir con un virus que no es posible frenar.


-¿Dr Alba Capitaine, estamos a punto de cumplir 2 semanas sin casos nuevos en la provincia,  en qué momento estamos de la pandemia?

-Los estudios serológicos que se están realizado en CABA/AMBA y en ciertas provincias selecionadas  por el  Ministerio de Salud de la Nación, como  Tierra del Fuego demuestran que esto todavía recién comenzó. Estos estudios que miden anticuerpos contra el coronavirus demuestran que nuestro país más del 99% de la población sigue siendo susceptible a la infección, pero incluso lo mismo ocurre en países donde tuvieron brotes importantes como España, Italia y hasta la misma Suecia, donde más del 93 al 95% de la población sigue siendo susceptible. Esto significa que falta mucho. Significa que vamos a tener que seguir conviviendo con el coronavirus durante muchos meses o años y tenemos que encontrar nuevas estrategias para lograr que el impacto de la pandemia sea el menor posible tanto en el sistema sanitario como también en la comunidad. Pensar que porque en Tierra del Fuego o en otras provincias ya no hay casos, eso significa que ya pasó todo, es totalmente erróneo.  Que en las últimas 2 semanas no tengamos casos de COVID-19 no significa que ya pasó, que ya se fue, significa que el sistema de salud y sobre todo el sistema de vigilancia epidemiológica funcionó.  


-¿Pero en los últimos días se ha informado de países que han erradicado la infección?
-Para erradicar una infección se necesita o bien que gran parte de la población digamos un 70-80% la haya pasado y este inmune o bien que tengamos una vacuna para aplicar a ese mismo porcentaje de la población. Es la única situación en la cual se puede erradicar una infección, pasó por ejemplo con la poliomielitis en nuestro país, pasó con el sarampión hasta que tristemente aparecieron grupos antivacunas desinformados bajando las tasas de vacunación y permitiendo que reingrese el virus. Como se asegurado desde la Organización de la Salud, estamos muy lejos de la inmunidad de rebaño y  estamos lejos de haber erradicado el virus. Incluso países como Nueva Zelanda, donde habían bajado hasta cero casos durante varios días, en un momento vuelven a tener circulación viral, circulación viral que puede ser controlada perfectamente por sus sistemas de vigilancia. Está pasando  también en Corea, Japón, Singapur, etc. El virus no está erradicado. No estamos ni cerca de eso.


-Una de las medidas que implementó la provincia de Tierra del Fuego es el aislamiento obligatorio durante 14 días para todos los que ingresan a la provincia ¿hasta cuándo piensa que deberíamos seguir exigiendo esta cuarentena?

-Intervenciones como la cuarentena obligatoria de 14 días para ingresantes o  el aislamiento social, preventivo y obligatorio son medidas que fueron útiles al comienzo de la pandemia para poner freno a la evolución del brote y preparar a los sistemas de salud, preparar los hospitales, equipar al personal con dispositivos de protección, pero que desde el punto de vista epidemiológico tienen eficacia muy limitada. La posibilidad de que un vecino de otra ciudad de nuestro país que se sube a un avión para ingresar a la isla tenga coronavirus es prácticamente la misma que para cualquiera de los vecinos de Tierra del Fuego. ¿Entonces si el riesgo es el mismo, para que los aislamos? Con estas medidas estamos aislando a personas que están sanas, que no tienen infección, por las dudas, con un costo enorme no solo para las propias personas y para la economía. Respaldados por esta evidencia epidemiológica, consideramos que para el caso de las personas que ingresan tanto por vía aérea, tierra o mar,  Tierra del Fuego en este momento debe pasar de una cuarentena obligatoria a una cuarentena autoadministrada. En la cual se le indique al recién llegado la necesidad de quedarse en casa el mayor tiempo posible, evitar reuniones, y en el caso de necesitar salir ya sea para su hora de esparcimiento como para actividades esenciales, usar barbijo y cumplir con estricto distanciamiento social y lavado de manos. No hay razones para restringir el ingreso de ciudadanos a nuestra provincia, ya sea de locales como de visitantes.


-¿Existe posibilidad que el coronavirus ingrese por la frontera terrestre? ¿Cuál es su opinión sobre el corredor sanitario en San Sebastián?
-El coronavirus puede reingresar por cualquier lado: aire, tierra, mar, no lo podemos detener, no lo podemos frenar pero lo podemos controlar. Con respecto al ingreso por vía terrestre, hoy en día siguen ingresando camiones en la frontera con Chile, lo cual es indispensable para abastecer a toda la sociedad fueguina. A diferencia de los que ingresan por avión a la provincia, a  los camioneros no se les exige cuarentena de 14 días y está perfecto que así sea. Ahora bien, ¿me pregunto cuál es el sentido de someter al trabajador camionero a los corredores sanitarios? No solo que son medidas epidemiológicas del siglo 19 y que está comprobado que son totalmente ineficaces sino que estos controles e inspecciones generan demoras prolongadas de hasta ocho o diez horas. Esto es una situación absolutamente cruel que ya ha sido denunciada por el gremio,  el camionero arriesga su vida para transitar el país y traernos lo indispensable para el consumo. Tenemos que reemplazar todas estas medidas que pueden haber funcionado para epidemias de fiebre amarilla en el 1900 por epidemiologia del siglo 21, lo cual significa en individualizar a los ingresantes, trazarlos y estar atentos a la aparición de sintomatología compatible con COVID-19 para poder aislarlos oportunamente.


-¿Finalmente, que opina sobre la necesidad de prolongar el aislamiento social, preventivo y obligatorio?
-Del mismo modo que la cuarentena para los viajes, consideramos que se debe pasar a una etapa de cuarentena autoadministrada. La población debe saber que lo mejor es seguir quedándose en casa, cuidarse en las salidas, continuar con el lavado de manos, con el barbijo con el distanciamiento físico, etcétera pero debemos pensar también en la salud social y emocional de la gente. Es momento de ampliar de manera controlada la burbuja de contactos, permitiendo reuniones limitadas entre familiares, amigos cercanos, sobre todo en la población de niños y adolescentes, donde sabemos que la necesidad de sociabilizar es parte de su naturaleza de ser humano. 

 
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS