lunes 03 de agosto de 2020

Noticias | 1 jul 2020

Clínica San Jorge incorpora el resonador más potente de Tierra del Fuego

Clínica San Jorge anunció la incorporación del resonador magnético más potente de Tierra del Fuego y uno de los más avanzados del país. En esta nota de Argentina Online, Ignacio Maldonado, bioingeniero de la institución, nos cuenta más detalles de esta adquisición inédita en la provincia.


La resonancia magnética es una técnica de diagnóstico por imágenes no invasiva, indolora y segura. Permite a los profesionales ver órganos, tejidos, huesos, y otras estructuras internas del cuerpo del paciente. A través de una computadora, se generan imágenes muy precisas que posibilitan detectar cualquier anomalía.

Hace pocos días fue retirado de Clínica San Jorge el resonador que funcionó allí por años. Cumplido su ciclo y realizada su misión, le abre paso ahora a un nuevo equipo de avanzada. 

Ignacio Maldonado, bioingeniero responsable del área en Clínica San Jorge, nos dio detalles del nuevo resonador, el más potente de Tierra del Fuego, que estará llegando en pocos días a Ushuaia.

 

¿Cómo se vive en la Clínica este acontecimiento, la llegada del nuevo resonador?

Cuando surgió el proyecto de incorporar este equipo, parecía una meta de mediano a largo plazo; un objetivo lejano. Y sin embargo, acá estamos: preparándonos para recibir el nuevo resonador y seguir mejorando, que es nuestra meta permanente. 

Creo que esto es un logro de los equipos multidisciplinarios de la Clínica. Tenemos la suerte de contar con profesionales de las ramas duras y blandas de la ciencia, que trabajan de forma conjunta y colaborativa, bajo la guía de la Dirección. Gracias a ellos, el nuevo resonador fue primero un proyecto y hoy es una realidad.

 

Imaginemos esta escena: una persona debe realizarse una resonancia magnética por primera vez. Si tuviera que explicarle a esa persona qué es la resonancia magnética, para qué sirve, de qué se tratará su experiencia en el resonador, ¿qué le diría?

El resonador magnético nuclear es un equipo médico de alta complejidad, que se usa para obtener imágenes anatómicas o funcionales del cuerpo humano a través de ondas electromagnéticas. Se establece, físicamente hablando, una especie de "comunicación" entre el resonador y el cuerpo humano, a partir de la estimulación de átomos del cuerpo y la captación de las respuestas de esos átomos a los estímulos del equipo. Esas “respuestas” se transforman en imágenes. 

Quiero recalcar que el resonador es un equipo que se usa para detectar enfermedades, no para tratarlas. Sin embargo, a mejor diagnóstico, mejor tratamiento. También quiero subrayar que las imágenes se obtienen de forma no invasiva; la resonancia no produce dolor. Y a diferencia de un equipo radiológico, el resonador no emplea radiaciones ionizantes.

 

¿Cuáles son las características del nuevo resonador que llegará a la Clínica?

Este nuevo resonador es un equipo que se clasifica como de "alto campo", es decir, el campo magnético que se emplea para obtener las imágenes es un campo de 1.5 tesla.  El equipo que hasta hace poco funcionaba en la Clínica es de "bajo campo" (0.3 tesla).
El resonador que está llegando incorpora nuevas tecnologías que permiten realizar estudios de cuerpo completo, así como estudios de regiones o partes específicas. Además, implica una mejora en cuanto a una reducción del ruido y una disminución de los tiempos de escaneo (esto es, el tiempo que el paciente pasa dentro del resonador). Esto último tiene varios beneficios: por un lado, agiliza los turnos; por el otro, minimiza el estrés del paciente.

Además, comparado con otros equipos similares, el consumo de energía eléctrica del nuestro es considerablemente menor.


¿En qué aspectos este resonador supera a la tecnología que la Clínica ya poseía?

En el aspecto tecnológico, el nuevo equipo supera ampliamente al resonador de
bajo campo que ya poseía la Clínica. Pero, en realidad, esta última adquisición viene a complementar el resto del equipamiento de baja, media y alta complejidad con el que actualmente trabajamos.  De todos modos, es indudable que con el nuevo resonador podremos obtener, además
de las imágenes habituales, otras con mayor detalle anatómico, ya que su tecnología permite recoger más información.También podremos obtener imágenes de tipo funcional: esto significa que se podrán observar estructuras y áreas nerviosas que se activan ante diferentes respuestas fisiológicas, lo que permite evaluar estados neurológicos y riesgos asociados a procedimientos neuroquirúrgicos. Con el nuevo equipo se podrán hacer resonancias mamarias, cardiológicas, angiográficas con y sin contraste, espectroscopías, etc.

 Este será el primer equipo de alto campo en Tierra del Fuego, y permitirá a los fueguinos y fueguinas acceder a un nivel de imágenes y estudios diagnósticos que antes solo era posible fuera de la provincia.

 

¿Cómo se está capacitando al personal para su uso?

El grupo de profesionales que quedará a cargo del nuevo resonador ya está siendo entrenado para su uso. Se planificó una capacitación en tres instancias, para poder alcanzar el nivel de especialización que se necesita. A estas capacitaciones las dictan distintos especialistas en materia de resonancia magnética nuclear de alto campo. Una vez alcanzado el nivel requerido, se podrá comenzar con los estudios y diagnósticos. Sin embargo, la puesta en marcha del nuevo resonador será para nosotros el punto partida: a partir de allí, esperamos crecer y desarrollar nuevos protocolos de diagnósticos, e incluso hacer aportes en el área de la investigación.



Para terminar: en su opinión, ¿qué implica esta nueva adquisición para la Clínica y para todos los fueguinos?

El nuevo resonador será un salto tecnológico increíble, para la Clínica y para la provincia. Esta innovación nos encuentra en un momento de crecimiento, y nos abre y facilita nuevos caminos, metas y objetivos. No hay que olvidar que en los últimos años se ha incorporado un gran número de equipos médicos de mediana y alta complejidad. Entre ellos, un tomógrafo multicorte, un spect de doble cabezal, un arco en C digital para cirugías, un angiógrafo digital, nuevos equipos de laboratorio y hemoterapia, entre otros.

Este resonador de alto campo es una de nuestras innovaciones más grandes en cuanto a tecnología médica. Sin embargo, sabemos que la tecnología no lo es todo. Y si hay algo de lo que podemos estar seguros, es de que la Clínica tiene un objetivo central: el cuidado del paciente. Para eso, es fundamental el acompañamiento y el compromiso de todo un grupo humano y profesional. Este resonador sirve a la misma meta: mejorar la calidad de atención y de diagnóstico, poniendo la tecnología al servicio de la salud de todos. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS