lunes 21 de septiembre de 2020

Entrevistas | 29 jul 2020

“Es mucho más riesgosa la cuarentena en un hotel que en una casa”

El Dr. Alba Capitaine es un reconocido médico especializado en epidemiología. Trabaja en Clínica San Jorge y formó parte del Comité Operativo de Emergencia que se integró para coordinar medidas sanitarias en respuesta al coronavirus. Desde Argentina Online lo entrevistamos sobre las últimas medidas sanitarias adoptadas por el gobierno provincial en relación al coronavirus.


El Dr. Alba Capitaine es un reconocido médico especializado en epidemiología. Trabaja en Clínica San Jorge y formó parte del Comité Operativo de Emergencia que se integró para coordinar medidas sanitarias en respuesta al coronavirus. Desde Argentina Online lo entrevistamos sobre las últimas medidas sanitarias adoptadas por el gobierno provincial en relación al coronavirus.

 

¿Usted está de acuerdo con las nuevas medidas sanitarias decretadas por el Gobierno Provincial en relación al COVID19?

De ninguna manera. Consideramos que al igual que ocurre cuando tenemos que tomar decisiones en el campo de la salud individual, cuando se trata de salud pública las intervenciones deben estar basadas en la evidencia científica. Para cualquier profesional médico sería antiético indicar una medicación que no esté avalada por estudios científicos, un fármaco que produzca más efectos adversos que beneficios o un tratamiento que sea imposible de ser recibido por cuestiones prácticas. Lo mismo ocurre con la Salud Pública y es lo que hemos venido diciendo desde que se inició la pandemia”.

 

¿Qué opina de la exigencia de cuarentena de catorce días en alojamientos a los recién llegados a la provincia?

En este sentido coincido con las palabras del Michel J. Ryan, director del Programa de Emergencias de la OMS, quien hace unos días ratificó la posición de la máxima autoridad sanitaria mundial sobre las cuarentenas, afirmando que los aislamiento fuera del  propio domicilio deben respetar los derechos civiles de las personas, no deben ser coercitivos y que si por alguna razón un gobierno decide por ley estas medidas, el estado debería hacerse cargo de todos el costo y los servicios que requiere una cuarentena de dos semanas en un hotel por ejemplo.

Las cuarentenas en hoteles plantean también el problema de la logística. ¿Ha dispuesto el gobierno, personal y equipamiento para dar provisión de alimentos, elementos de higiene, servicios de cuarto, provisión y renovación de ropa de cama y vestimenta personal para los ciudadanos que ingresen a la provincia?

Creo que las cuarentenas en hoteles o departamentos han demostrado ser un rotundo fracaso en varios países, como por ejemplo Singapur y Australia, donde las segundas olas de infecciones han sido precisamente generadas por este tipo de intervenciones. Dentro del hotel conviven algún posibles infectados con sujetos susceptibles y con personal asistencial. Es el caldo de cultivo ideal para contagios múltiples entre los viajeros y con personal administrativo, de cocina, limpieza, seguridad de estos edificios

 

¿Qué opina de las barreras sanitarias en general?

Las barreras sanitarias son intervenciones ineficaces, si se las compara con otras medidas como el distanciamiento social, el uso de barbijo y el rastreo de casos y contactos. En una provincia insular, dependiente de insumos, equipos y personal, con ingresos tanto por tierra, como por aire y mar, desde el punto de vista epidemiológico está claro que la barrera sanitaria no es definitivamente el recurso ideal. Por el contrario, el sistema de vigilancia epidemiológico provincial debería apuntar hacia un sistema robusto de rastreo de casos y contactos. Hace varias semanas que enviamos al Ministerio de Salud una propuesta de fortalecer este sistema ya sea mediante la implementación de rastreo digital y/o mediante la capacitación de trazadores. Hemos dicho que en varias oportunidades que para la isla sería necesario capacitar unas 20 a 30 personas para hacer este trabajo, que tiene por objeto apagar los focos de contagios una vez iniciados. Pero este sistema no va a funcionar si se continúa estigmatizando y señalando con el dedo a los nuevos contagios. Esto lo único que lleva es que los nuevos casos opten por pasar la enfermedad sin ser notificados y de esa manera seguir propagando la infección”

 

¿Cómo se resuelve la diferencia de criterios entre los actores que definen las medidas?

La semana pasada nos juntamos tanto con los médicos de la Municipalidad de Ushuaia como con los médicos del COE y la Ministra de Salud, planteando que es fundamental que la respuesta sanitaria de Tierra del Fuego sea consensuada y que no haya este tipo de diferencias. Creo que nos debemos poner de acuerdo con cuáles son las medidas más eficaces: qué es lo que sirve, qué es lo que no sirve y trabajar todos en equipo. Se trata de dejar la política de lado y pensar en la salud.

 

Usted no concuerda con las últimas medidas sanitarias tomadas a nivel provincial,  ¿Cree que el gobierno debe volver atrás con esas disposiciones?

No quisiera que esta reflexión se interprete como una mera crítica, por el contrario, el objetivo es constructivo. He visto que en el transcurso de la pandemia en repetidas oportunidades hubo respuestas que han demostrado ser equivocadas, por ejemplo, Boris Johnson en el Reino Unido dijo "no hagamos nada" y a la semana se tuvo que retrotraer e implementar el "lockdown". Pasó también con el CDC en EEUU, cuando inicialmente decían que no hacían falta las máscaras. Lo hemos visto también en la OMS. Lo importante es no tomar medidas impulsivas y, si alguna medida sanitaria resultara contraproducente, es importante retrotraerse. Es lo mismo que en la medicina, cuando una intervención genera más problemas que beneficios hay que volver al estado anterior.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS