jueves 16 de septiembre de 2021

Noticias | 14 sep 2021

Salud

Por qué algunas personas que nunca han fumado tienen cáncer de pulmón

Un estudio explica por vez primera el posible origen de estos tumores, que representan entre el 10 al 25% de los cánceres de pulmón


Aproximadamente entre el 10 al 25% de los cánceres de pulmón se producen en personas que no han fumado nunca y los científicos no entienden muy bien por qué. La respuesta a este enigma la puede haber encontrado un equipo dirigido por investigadores del Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU., cuyo trabajo se publica hoy en «Nature Genetics», y que ha visto que la mayoría de estos tumores surge de la acumulación de mutaciones causadas por procesos naturales en el cuerpo.

Esta información, que describe por primera vez tres subtipos moleculares de cáncer de pulmón en personas que nunca han fumado, puede ayudar a desvelar el misterio de cómo surge el cáncer de pulmón en personas que  no tienen antecedentes de tabaquismo y pueden guiar el desarrollo de tratamientos clínicos más precisos.

«Hemos observado que hay diferentes subtipos de cáncer de pulmón en personas que nunca han fumado que tienen características moleculares y procesos evolutivos distintos», explica la epidemióloga Maria Teresa Landi, quien dirigió el estudio en el que también han intervenido centros españoles como el Instituto de Ciencia y Tecnología y la Institucióń Catalana de Investigación y Estudios Avanzados de Barcelona. «En el futuro, es posible que podamos tener distintos tratamientos basados en estos subtipos».

El cáncer de pulmón es la principal causa de muerte relacionada con el cáncer en todo el mundo. Cada año, más de 2 millones de personas en todo el mundo son diagnosticadas de esta enfermedad.

Este tipo de cáncer de pulmón que se presenta en los no fumadores ocurre con más frecuencia en las mujeres y a una edad más temprana que el cáncer de los fumadores.

A pesar de que la gran mayoría de las personas que desarrollan cáncer de pulmón tiene antecedentes de tabaquismo, hay entre un 10% y un 20% que nunca han fumado. Y este tipo de cáncer de pulmón que se presenta en los no fumadores ocurre con más frecuencia en las mujeres y a una edad más temprana que el cáncer de los fumadores.

Y si bien es cierto que factores de riesgo ambientales, como la exposición al humo del tabaco, el radón, la contaminación del aire y el asbesto, o haber tenido enfermedades pulmonares previas, pueden explicar algunos de estos cánceres de pulmón entre quienes nunca han fumado, los científicos desconocen la causa de la mayoría de estos cánceres.

En este estudio epidemiológico, los investigadores utilizaron la secuenciación del genoma completo para caracterizar los cambios genómicos en el tejido tumoral y el tejido normal de 232 no fumadores, predominantemente de ascendencia europea, a quienes se les había diagnosticado cáncer de pulmón de células no pequeñas.

Los tumores incluían 189 adenocarcinomas (el tipo más común de cáncer de pulmón), 36 carcinoides y otros siete tumores de varios tipos. Los pacientes no había iniciado el tratamiento para su cáncer.

En colaboración con instituciones científicas de diferentes países, los investigadores analizaron los genomas tumorales en busca de firmas mutacionales, que son patrones de mutaciones asociadas con procesos mutacionales específicos, como daños por actividades naturales en el cuerpo (por ejemplo, reparación defectuosa del ADN o estrés oxidativo) o por exposición a carcinógenos.

Las firmas mutacionales son una especie de archivo de las actividades de un tumor que generan una acumulación de mutaciones, proporcionando pistas sobre qué causó el origen y desarrollo del cáncer.

Actualmente existe un catálogo de estas firmas mutacionales conocidas.

En este estudio, los investigadores descubrieron que la mayoría de los genomas tumorales de los que nunca fumaron tenían firmas mutacionales asociadas con el daño de procesos endógenos, es decir, procesos naturales que ocurren dentro del cuerpo.

Como era de esperar, debido a que el estudio se limitó a quienes nunca habían fumado, los investigadores no encontraron ninguna firma mutacional que se haya asociado previamente con la exposición directa al tabaquismo.

Estas pacientes tenían firmas mutacionales asociadas con el daño de procesos endógenos, es decir, procesos naturales que ocurren dentro del cuerpo

Tampoco hallaron esas firmas entre los 62 pacientes que habían estado expuestos al humo del tabaco pasivo. Sin embargo, este equipo que el tamaño de la muestra era pequeño y el nivel de exposición muy variable.

Los análisis genómicos también revelaron tres nuevos subtipos de cáncer de pulmón en los que nunca habían fumado, a los que los investigadores asignaron nombres musicales en función del nivel de ‘ruido’ (es decir, el número de cambios genómicos) en los tumores.

El subtipo predominante, denominado ‘piano’, es que presentaba la menor cantidad de mutaciones y parecía estar asociado con la activación de células progenitoras, que participan en la creación de nuevas células.

Explican en el estudio que este subtipo de tumor crece muy lentamente, durante muchos años, y es difícil de tratar porque puede tener muchas mutaciones diferentes.

Los análisis genómicos también revelaron tres nuevos subtipos de cáncer de pulmón en los que nunca habían fumado

El subtipo ‘mezzo-forte’ presentaba cambios cromosómicos específicos, así como mutaciones en el gen del receptor del factor de crecimiento EGFR, que alterado habitualmente en el cáncer de pulmón, y exhibió un crecimiento tumoral más rápido.

Por último, el ‘forte’ exhibió una duplicación del genoma completo, un cambio genómico que se observa a menudo en los cánceres de pulmón en los fumadores. Este subtipo de tumor también crece rápidamente.

Dicen los investigadores que la identificación de esto podría, potencialmente, tener diferentes enfoques para la prevención y el tratamiento.

Por ejemplo, el subtipo ‘piano’ de crecimiento lento podría brindar a los médicos una ventana de oportunidad para detectar estos tumores de forma precoz, cuando son menos difíciles de tratar.

Y, los subtipos ‘mezzo-forte’ y ‘forte’, que tienen solo unas pocas mutaciones impulsoras importantes, podrían identificarse mediante una sola biopsia y podrían beneficiarse de tratamientos dirigidos.

En resumen, comenta Landi, «estamos empenzando a comprender cómo evolucionan estos tumores. Este análisis muestra que hay heterogeneidad, o diversidad, en los cánceres de pulmón en quienes nunca han fumado».

Fuente: ABC

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS