lunes 26 de septiembre de 2022

Noticias | 12 ago 2022

“Nuestra clínica continúa su misión de brindar medicina de avanzada a todos los fueguinos"

En una entrevista a fondo con el doctor Carlos Sánchez Posleman, indagamos acerca de los orígenes de Clínica San Jorge, un centro de salud que nació como un emprendimiento familiar y que hoy brinda servicios y tecnología médica de avanzada. ¿Cómo fue creciendo? ¿Cuáles fueron los hitos que marcaron su historia? ¿Cuáles son los planes para el futuro?


En una entrevista a fondo con el doctor Carlos Sánchez Posleman, indagamos acerca de los orígenes de Clínica San Jorge, un centro de salud que nació como un emprendimiento familiar y que hoy brinda a los pacientes servicios y tecnología médica de avanzada. ¿Cómo fue el crecimiento creciendo? ¿Cuáles fueron los hitos que marcaron su historia? ¿Cuáles son los planes para el futuro?

 

¿Cómo fueron los inicios de Clínica San Jorge?

La primera Clínica San Jorge se fundó en 1964 y estaba ubicada en la calle Maipú 811, donde estaba la Casa Bebán. Nosotros vivíamos en la parte de arriba como familia, mi padre, mi madre y mis hermanos. Y abajo funcionaba una clínica de 8 camas, un pequeño laboratorio y un aparato de rayos portátil.

En el año ‘69, esa clínica se cerró para formar el Hospital de la Comunidad; entonces todos los médicos y médicas, enfermeros, mucamas, cocineras pasaron a ser parte del personal de ese centro, que sería el ala vieja del hospital actual. Allí mi padre llegó a ser Director hasta el año ‘73, cuando decide renunciar y ponerse nuevamente al frente de un consultorio privado.

En el año 1976, junto con el doctor Roberto Livingston, un cirujano de mucha experiencia formado en Estados Unidos, deciden refundar la Clínica San Jorge en la calle Onachaga 184 y ahí nace la nueva institución, con un aparato rayos portátil, un pequeño laboratorio, 8 camas, un quirófano, una sala de partos y 3 consultorios.

 

¿Cómo influyó en el desarrollo de la Clínica el hecho de que naciera como un emprendimiento familiar?

El hecho de que haya sido un emprendimiento familiar tiene mucho peso en el desarrollo de la Clínica. Mi padre era un médico muy querido por la pequeña comunidad que era Ushuaia en ese entonces. Él hacía visitas a domicilio a cualquier parte de la ciudad: no importaba si llovía, nevaba, si era de noche o de día; siempre estaba dispuesto a ayudar al otro. Y cuando fundó Clínica San Jorge le imprimió su principio de atender a todos.

En el año 1986, yo ya me había recibido como médico y me había formado en un centro de alta complejidad donde me especialicé en lo que era clínica médica, cardiología y recuperación de cirugía cardiovascular. Ese año vine a cubrirlo a mi padre por 15 días. Yo estaba de licencia y mi señora, que es pediatra, estaba en licencia por maternidad. Vimos que había mucho trabajo por hacer y realmente ahí tomamos la decisión, junto con mi esposa, de instalarnos en Ushuaia para generar un proyecto de clínica con equipamiento de avanzada y profesionales capacitados, garantizando el acceso a todo el mundo, independientemente de que tuvieran obra social o no.

El desafío de la tercera generación, la de mis hijos y mis sobrinos que están trabajando conmigo, va a ser la de seguir creciendo, mantener y mejorar los niveles de estándar de calidad de atención que me enseñó mi padre y que les transmití a ellos.

 

¿Cuáles han sido los hitos que marcaron la historia de la Clínica desde el punto de vista de su impacto en la salud de los fueguinos?

Con respecto a los hitos de Clínica San Jorge, que marcan un cambio en la integración del sistema de salud, el primero fue la compra de un tomógrafo en 1989. En Ushuaia, cada vez que había un accidente y se necesitaba una tomografía, había que trasladar al paciente en un avión sanitario a Buenos Aires. Las políticas públicas en ese momento no priorizaban el desarrollo sanitario local, sino la derivación de pacientes a otros centros del país.

Nuestra visión en Clínica San Jorge es totalmente distinta, hace mucho que buscamos fortalecernos tecnológica y profesionalmente en Tierra del Fuego para no depender de aviones sanitarios. Un segundo hito muy importante de la Clínica fue el desarrollo de hemodinamia y cirugía cardiovascular en el año 2003, gracias al cual pudimos solucionar las emergencias médicas cardiovasculares que requerían evacuaciones inmediatas.

Un hito muy importante ha sido la incorporación de profesionales del servicio de diagnóstico por imágenes del Hospital Italiano al trabajo en nuestro centro. Esta gestión desde el Hospital Italiano en forma remota y presencial para todo lo que es el servicio de diagnóstico por imágenes nos llevó a un aumento de calidad muy importante, de modo que podemos ofrecer el mismo nivel que los principales centros del país.

De este modo evitamos también muchas derivaciones, y además generamos segundas opiniones calificadas, que nos sirven para orientarnos, trabajar con mayor confianza y brindarles mayor seguridad a los pacientes. En cuanto al equipamiento médico, los hitos más importantes fueron la adquisición del tomógrafo, la incorporación de una resonancia magnética nuclear, la incorporación del equipo de Cámara Gamma de medicina nuclear, único en la Provincia; la apertura del servicio de hemodinamia y el desarrollo de la cirugía cardiovascular.

Hay que sumar a la lista el desarrollo de la neurocirugía y todo lo que es cada una de las especialidades que han ido creciendo desde el punto de vista de tecnológico y profesional: cirugía general, traumatología, oftalmología, anestesiología y todas las especialidades clínicas se han ido incorporando e interrelacionando para ofrecer un mejor servicio.

Otra innovación muy importante es la del laboratorio de análisis clínico. Este servicio quizás no tiene mucha visibilidad, pero contamos con un sistema muy moderno, de tecnología de punta, con analizadores y profesionales bioquímicos y técnicos que cubren casi todo el espectro del laboratorio. Fue un servicio fundamental durante la pandemia, con el COVID-19 y el desarrollo del laboratorio de biología molecular. En forma silenciosa, el laboratorio trabaja al máximo y es una pata muy importante para el funcionamiento diario de la Clínica de San Jorge.

Por último, hacia el futuro inmediato proyectamos comprar un nuevo aparato de rayos X digitalizado, cambiar el equipo de Cámara Gamma por uno de última generación, y estamos evaluando la posibilidad de comprar un tomógrafo nuevo para realizar estudios PET, es decir estudios no invasivos de exploración tomográfica.

 

¿Cuáles son las instalaciones de la Clínica hoy y cuáles son los futuros planes de expansión?

Hoy la Clínica tiene su edificio central, dónde están las áreas de internación, guardia, quirófanos, endoscopia. También está el anexo de pediatría donde están todos los consultorios pediátricos, y la guardia pediátrica diurna. También contamos con un anexo donde hay demanda espontánea, más oftalmología; todos ellos en la cuadra donde está el edificio principal de la Clínica. Y después tenemos dos edificios de consultorios externos: el anexo Damiana Fique (situado en el edificio Caisa), y el anexo de La Tranquera, el centro Jorge Sagardía. Creo que la clínica está permanentemente generando cambios y buscando la forma de crecer y de acercarse a la Comunidad, por eso lo más importante para este año es la apertura de un centro ambulatorio en Tolhuin y además estamos evaluando la posibilidad de este instalar un centro ambulatorio en la ciudad de Río Grande.


¿Qué opina sobre el trabajo en conjunto entre el sector privado y el público?

Siempre sostuve que no debemos pensar en la salud dividida en privada y pública. Es indispensable la interacción y complementación entre los dos sectores, más aún en una provincia como Tierra del Fuego donde la escasez de personal médico y las grandes distancias implican dificultades mayores. Por eso siempre digo que la salud es una sola, y eso lo logramos colaborando con el sector público, compartiendo recursos humanos en áreas críticas. También por eso creo que el Estado tiene que hacer un replanteo sobre la modalidad de dedicación exclusiva con bloqueo de título, para facilitar la colaboración en términos de recursos humanos, que es lo más valioso que hay en la salud. De ese modo, trabajando en conjunto, vamos a fortalecer el sistema de salud en beneficio de toda la comunidad.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS