lunes 15 de julio de 2024

Noticias | 30 jun 2024

Faustino Oro se convirtió en el maestro internacional más joven de la historia y proyecta a la Argentina en el ajedrez mundial

A los 10 años, el niño de San Cristóbal brilló en un torneo en Barcelona, donde ahora reside, y confirmó su extraordinaria proyección; nunca nadie jugó tan bien a su edad


Faustino Oro consumó el récord mundial de precocidad en la obtención del título de maestro internacional de ajedrez. Una hazaña extraordinaria conseguida por un niño argentino. Lo hizo en un torneo magistral en Barcelona, ciudad donde reside desde hace unos meses. En otras palabras, nadie, nunca, en toda la historia del ajedrez jugó tan bien como él a la edad de diez años. Ni siquiera los más reputados campeones de todos los tiempos, como Raúl Capablanca, Bobby Fischer y Magnus Carlsen.

 

Más precisamente, Faustino tiene 10 años, 8 meses y 16 días. Estableció su plusmarca con un margen de un mes y cuatro días, porque Abhimanyu Mishra, su antecesor inmediato, tenía 10 años, 9 meses y 20 días cuando se convirtió en el maestro internacional más joven de todas las eras. No ocurrió hace mucho, por cierto: el chico estadounidense de origen indio tiene ahora 15 años.

Nunca nadie jugó como Faustino a los 10 años de edad; ahora residente en Barcelona, cerca de los centros mundiales de ajedrez, tiene una oportunidad enorme de crecer en el juego.
Nunca nadie jugó como Faustino a los 10 años de edad; ahora residente en Barcelona, cerca de los centros mundiales de ajedrez, tiene una oportunidad enorme de crecer en el juego.

 

El título de maestro internacional que Faustino logró demanda dos requisitos: registrar tres desempeños con un determinado grado de exigencia en tres torneos internacionales distintos, cosa que el argentino completó en este certamen celebrado en España, y alcanzar como mínimo un puntaje de 2400 en el ranking Elo internacional, cuya actualización se conocerá este lunes, y en la cual Faustino superará holgadamente ese número. Su próximo objetivo, conquistar el título de gran maestro, el grado mayor de excelencia en el ajedrez, requiere también tres normas pero en un nivel de dificultad más alto, y reunir al menos de 2500 puntos en el ranking Elo internacional.

 

 

En Barcelona compitieron diez jugadores con el sistema “round robin”, esto es, todos contra todos. Oro estaba preclasificado en el tercer lugar y debía obtener 6½ unidades sobre las 9 posibles para alcanzar la norma, y en este caso, el título de maestro internacional. Lo consiguió ganando cuatro partidas y empatando cinco, es decir, invicto, y de paso, logrando el primer puesto.

Faustino no presenta flancos débiles: es bueno en la teoría, en la técnica, en la psiquis; ataca bien, defiende mejor, no se pone nervioso, planea eficazmente, y tiene más virtudes...
Faustino no presenta flancos débiles: es bueno en la teoría, en la técnica, en la psiquis; ataca bien, defiende mejor, no se pone nervioso, planea eficazmente, y tiene más virtudes...Z FTP Invitado

 

Examinando sus partidas uno comprende que se trata de un fenómeno ajedrecístico inusualNo presenta puntos débiles: ni teóricos, ni técnicos, ni psicológicos. Tiene una muy buena preparación teórica en las aperturas (hay que destacar el buen trabajo de su equipo de entrenadores, entre quienes es una figura sustancial el maestro internacional marplatense Jorge Rosito) y además posee un notable criterio para orientarse en la fase más difícil del ajedrez: la transición entre la apertura y el medio juego. Siempre elige buenos planes y conduce las complicaciones de las partidas con seguridad. Evalúa con buen juicio todo tipo de posiciones; no se apura por tiempono se pone nerviosoataca bien, y defiende mejor. Es increíble.

 

Está claro que llegará muy lejos, y ser campeón mundial es un sueño de posible concreción para él. Por lo pronto, su proyección es de ser jugador de élite, algo reservado a los quince o veinte mejores del mundo, un nivel en el que es muy difícil sacarse ventajas.

Oro superó el récord por un mes y ahora puede apuntar al objetivo mayor: ser gran maestro, la máxima categoría de un ajedrecista; tiene un plazo de un año y medio para cumplirlo.
Oro superó el récord por un mes y ahora puede apuntar al objetivo mayor: ser gran maestro, la máxima categoría de un ajedrecista; tiene un plazo de un año y medio para cumplirlo.

 

De la actualidad de Faustino se puede decir que hace poco tiempo sus padres decidieron irse a vivir a Barcelona, un lugar óptimo para desarrollarse ajedrecísticamente. Una decisión comprometida en lo familiar, pero adecuada para acompañar al niño en la aventura de alcanzar los primeros lugares del ajedrez. Una de las ventajas es la cercanía con los grandes centros del juego mundial. Otra es el roce social con maestros de élite.

 

Como decíamos, su próximo objetivo será el título de gran maestro. Para establecer el récord de edad también en esa condición tendrá que obtenerlo antes de cumplir 12 años, 4 meses y 25 días, la marca que ostenta Abhimanyu Mishra, el mismo jugador al que Oro acaba de despojar del récord de precocidad de un maestro internacional. Recordemos que Faustino tiene 10 años y 8 meses y medio, es decir que dispone de más de un año y medio para alcanzar este otro récord, objetivo asequible si tenemos en cuenta la progresión de su juego, y que ya mismo juega como un gran maestro.

Los padres de Faustino decidieron hace unos meses mudar a la familia a Barcelona, en gran parte por la proyección de ese fenómeno del ajedrez que ya era su hijo; el niño aprendió el juego durante la cuarentena, mediante su papá.
Los padres de Faustino decidieron hace unos meses mudar a la familia a Barcelona, en gran parte por la proyección de ese fenómeno del ajedrez que ya era su hijo; el niño aprendió el juego durante la cuarentena, mediante su papá.

 

También es cierto que no se debe tomar estos resultados como si el futuro ya estuviera escrito, y como si unos logros debieran ser necesariamente encadenados con otros. Además, los jugadores de los tiempos presentes cuentan con ventajas sobre los pioneros, que tenían que descubrir los secretos del ajedrez sin que nadie les enseñara nada, con pocos libros, y sin computadoras. Con todo, el nivel de Faustino Oro es superlativo, y el hecho de que sea argentino volverá a poner a nuestro país entre las principales naciones ajedrecísticas, como lo fue en los años cincuentas, cuando hilvanó tres subcampeonatos olímpicos bajo el comando de Miguel Najdorf.

 

En los deportes de contacto existe una expresión, “libra por libra”, que se usa para comparar a luchadores o pugilistas más allá de la categoría en la que compiten. Toma como valoración cuán dominante es el individuo en su nivel y hace una proyección contrastada con los demás, cada uno en su respectiva categoría. De Faustino Oro se puede afirmar sin temor a exagerar que hoy por hoy, libra por libra, y con escasos diez años, es el mejor ajedrecista del mundo.

Cuando la cuarentena obligó al niño a encerrarse, pateaba una pelota en su departamento, y su papá le cambió el hábito por el ajedrez; al pequeño Oro le gusta el fútbol, y aquí posa con Valentín Gómez, defensor de Vélez Sarsfield.
Cuando la cuarentena obligó al niño a encerrarse, pateaba una pelota en su departamento, y su papá le cambió el hábito por el ajedrez; al pequeño Oro le gusta el fútbol, y aquí posa con Valentín Gómez, defensor de Vélez Sarsfield
OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS