sábado 14 de diciembre de 2019

Noticias | 7 jul 2019

Nacionales

El acuerdo UE-Mercosur: empresarios y dirigentes, entre el apoyo y la incertidumbre

El Gobierno asegura que instrumentará las reformas que reclaman los hombres de negocios; la oposición oscila entre el escepticismo y la crítica por sus efectos


Celebrado por muchos, criticado por otros tantos. El acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), que anunció el presidente Mauricio Macri hace poco más de una semana, despertó elogios pero también debates y dudas entre empresarios y políticos. Los principales reparos que ponen ambos grupos están relacionados a las grandes asimetrías económicas que separan a la Argentina y al Mercosur de la UE. Igualar esas diferencias será el principal desafío, advierten.

En el ámbito empresarial, prevalece una mirada positiva frente al acuerdo. Pero los titulares de las entidades empresarias son cuidadosos en destacar que los efectos beneficiosos del entendimiento solo pueden darse si la Argentina corrige su macroeconomía y realiza reformas para igualar el terreno frente a la UE.

En el Gobierno aseguran que están dispuestos a avanzar en las reformas laborales e impositivas que demandan los empresarios y aseguran que las debilidades de los sectores menos competitivos fueron contempladas con mayores plazos de protección arancelaria.

Ante las dudas que se propagaron tras el anuncio del acuerdo, el Gobierno organizó una serie de reuniones, que arrancaron el lunes a las 7 de la mañana y tuvieron su epicentro el miércoles en un encuentro en Olivos con más de 50 entidades empresarias. Allí, Macri reiteró su promesa de realizar reformas para mejorar la competitividad de las empresas argentinas. La tarea explicativa continuará esta semana, con eje en un encuentro que el jueves tendrá el ministro de Producción, Dante Sica, con sus colegas de todas las provincias.

El Gobierno asegura que instrumentará las reformas que reclaman los hombres de negocios; la oposición oscila entre el escepticismo y la crítica por sus efectos

El Gobierno asegura que instrumentará las reformas que reclaman los hombres de negocios; la oposición oscila entre el escepticismo y la crítica por sus efectos

 

"Vemos al acuerdo como un gran desafío, pero también como una oportunidad para limar asimetrías y reducir el costo argentino. Esto va a exigir un cronograma de reformas. El Gobierno tendría que bajar impuestos, discutir el sistema financiero y cambiar la ley laboral. La macroeconomía debería estar estable y en orden. Hay asimetrías terribles, pero hay tiempo suficiente para igualarlas", expresó Gerardo Díaz Beltrán, presidente de la CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa).

"La Argentina va a tener que hacer un esfuerzo macroeconómico muy importante para ajustarse a la UE. No podemos tener una inflación y unas tasas tan altas. La industria va a tener que invertir para poder competir con Europa", agregó el titular de la UIA (Unión Industrial Argentina), Miguel Acevedo, en diálogo con LA NACION. Sin embargo, Acevedo se mostró optimista, y consideró que la industria argentina "logrará competir con Europa".

Entre los políticos, los primeros en expresar sus críticas al acuerdo fueron los kirchneristas Axel Kicillof y Alberto Fernández, precandidatos a gobernador bonaerense y presidente por el Frente de Todos, respectivamente. Mientras que Kicillof consideró que el acuerdo "será una tragedia para la provincia de Buenos Aires", Fernández dijo en una entrevista con LA NACION que "va a castigar severamente a la industria argentina".

En línea con Fernández, el excanciller kirchnerista Jorge Taiana dijo a este medio que el acuerdo "podría tener una potencialidad positiva siempre y cuando fuera equilibrado y contemple las asimetrías entre ambos bloques. La falta de transparencia, secretismo y la celeridad en querer cerrarlo de cara a las elecciones despiertan serias dudas. Por lo que ha trascendido del preacuerdo se puede concluir que la UE concede poco y obtiene mucho, mientras que el Mercosur concede mucho y obtiene poco".

Otro opositor que expresó sus dudas frente al acuerdo fue Roberto Lavagna, precandidato a presidente por Consenso Federal 2030. "Siempre un tratado de libre comercio es positivo, pero habría que haber sido más cuidadoso en la euforia que puso el gobierno de Macri", señalaron en su entorno.

Más categórico en sus críticas, el precandidato a presidente del FIT-Unidad, Nicolás del Caño, consideró que las asimetrías interbloques pueden poner en peligro a la industria.

Sin embargo, todavía hay algunos candidatos opositores que esperan a conocer la letra chica para pronunciarse. Es el caso de Sergio Massa, quien integra el Frente de Todos. "Alberto ya se refirió al tema, pero Massa todavía no. Quizá lo haga en los próximos días. Es difícil opinar cuando todavía no están definidos los detalles", explicaron fuentes del Frente Renovador, partido que lidera Massa.

Fuente: La Nación

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS