jueves 22 de octubre de 2020

Entrevistas | 7 jul 2020

ENTREVISTA A CARLOS SÁNCHEZ POSLEMAN

Nuevo Resonador en Clínica San Jorge: "Este avance beneficia a toda la comunidad"

Con la incorporación del resonador más potente de Tierra del Fuego, Clínica San Jorge se posiciona como un centro de salud único en la provincia, capaz de brindar diagnósticos más precisos y posibilitar mejores tratamientos. Entrevistamos al Dr. Carlos Sánchez Posleman, director de la Clínica, quien nos habló de la importancia de esta incorporación.


Con la incorporación del resonador más potente de Tierra del Fuego, Clínica San Jorge se posiciona como un centro de salud único en la provincia, capaz de brindar diagnósticos más precisos y posibilitar mejores tratamientos. Entrevistamos al Dr. Carlos Sánchez Posleman, director de la Clínica, quien nos contó parte de su historia, su proyecto y su visión. 

 

¿Cómo surgió el proyecto de adquirir este nuevo resonador?
El arribo de este equipo de alto campo 1.5 es, en realidad, parte de un proyecto integral y de larga data. Cuando en el año 86 nos incorporamos con mi hermano a la clínica familiar, esta era un centro de baja complejidad: había solo ocho camas, un pequeño laboratorio, un aparato de rayos portátil... Nuestra visión ya en aquella época era la de tener una clínica que pudiera atender las patologías más complejas. Para que eso fuera posible en Tierra del Fuego, sabíamos que necesitábamos apuntar al desarrollo tanto tecnológico como del recurso humano.

Así fue que, junto con mi hermano, adquirimos el primer resonador de Clínica San Jorge. Pero recuerdo que muchos de nuestros colegas se sorprendieron. En ese entonces, se creía que no era necesario, que no se justificaba semejante inversión en una ciudad como Ushuaia.
Sin embargo, con el tiempo, lo que se consideraba un estudio de altísima complejidad y accesible solo para unos pocos, pasó a ser un tipo de diagnóstico habitual y necesario. Hoy son comunes  las resonancias en el ámbito de la traumatología, en la neurocirugía, en la oncología. La adquisición del nuevo resonador es un paso más en nuestro camino.


¿En qué mejorará puntualmente la atención gracias al nuevo resonador?
Podemos decir que, gracias a esta nueva adquisición, hoy estamos en nuestro máximo nivel de eficiencia en la atención, desde el punto de vista tecnológico y también en cuanto a la capacidad profesional. Hay que tener en cuenta que, si bien un resonador es una herramienta de diagnóstico y no de tratamiento de enfermedades, cuanto más precisos sean los diagnósticos más adecuados y eficaces serán los tratamientos. Así que la mejora se va a reflejar en muchas áreas, sobre todo en campo de las enfermedades cardiovasculares, neurovasculares y oncológicas, que son las más prevalentes y las que requieren mayor urgencia.


¿Cuáles son los beneficios que trae esta nueva tecnología a la comunidad en general?
Antes de que incorporáramos tecnología de avanzada, la única solución a las enfermedades complejas eran los aviones sanitarios: era inevitable el traslado a Buenos Aires. Hoy, los problemas pueden resolverse aquí. Y este avance beneficia a toda la comunidad, ya que la accesibilidad al sistema es y siempre ha sido una parte fundamental de nuestro proyecto. Creemos que el desarrollo tecnológico y humano deben volcarse ciento por ciento a la salud de la comunidad, y que recibir atención de calidad no puede depender del recurso económico de cada uno. 

El nivel tecnológico que encontramos en Clínica San Jorge puede encontrarse también en muchos centros privados de Buenos Aires, o de otras grandes ciudades; pero allí no cualquiera tiene acceso a la atención. En cambio aquí, los afiliados de PAMI, los afiliados de la Obra Social del Estado Provincial y de muchas otras obras sociales, pueden tener acceso tanto a los equipos de diagnóstico como a los servicios médicos y de tratamiento. Y en nuestra Clínica no hay cobro de aranceles diferenciales, como sí sucede en otros lugares del país. Realmente, para nosotros el sistema solidario de las obras sociales es importante. Creemos que el que está enfermo no es el que tiene que pagar: uno tiene que pagar o hacer su aporte cuando está sano, y recibir la mejor atención cuando no lo está. Ese es el concepto de la solidaridad en materia de salud.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS