jueves 03 de diciembre de 2020

Noticias | 20 nov 2020

Primera cardiorresonancia y telerresonancia en Tierra del Fuego.

Gracias al convenio entre Clínica San Jorge y el Hospital Italiano de Buenos Aires, se realizó en noviembre la primera cardiorresonancia teledirigida por un especialista a 3000 km de distancia. Se trata de una experiencia inédita en Tierra del Fuego. Dialogamos con el Dr. Javier Demasi, cardiólogo de Clínica San Jorge que realizó el estudio y el diagnóstico en coordinación con el HIBA.


Gracias al convenio entre Clínica San Jorge y el Hospital Italiano de Buenos Aires, se realizó en noviembre la primera cardiorresonancia teledirigida por un especialista a 3000 km de distancia. Se trata de una experiencia inédita en Tierra del Fuego. Dialogamos con el Dr. Javier Demasi, cardiólogo de Clínica San Jorge que realizó el estudio y el diagnóstico en coordinación con el HIBA.

 

Doctor, ¿en qué consiste este estudio médico innovador?
Esta fue la primera resonancia cardíaca que se hizo en la isla, la primera en la historia de esta provincia. Y fue posible gracias a que hoy contamos con el equipamiento necesario: el nuevo resonador de alto campo reúne las condiciones para realizar este tipo de estudios. 
Para dimensionar su importancia: solo dos equipos tienen este nivel tecnológico en Argentina, y uno lo tenemos acá en Clínica San Jorge.

¿Cómo se llevó a cabo la experiencia?
Esta fue la primera cardiorresonancia que se hizo en un paciente de Tierra del Fuego, indicada por un médico de Tierra del Fuego, que fui yo. Pero además, también decimos que fue la primera telerresonancia a gran distancia: porque, en realidad, fue realizada por el doctor Diego Pérez de Arenaza, que es un médico cardiólogo que trabaja en el Hospital Italiano de Buenos Aires. A 3.000 km de distancia del paciente, él dirigió el procedimiento, como médico principal; y yo, que me estoy formando en esta rama de la cardiología, lo secundé desde aquí durante el estudio, es decir que actué como nexo local entre el médico experimentado, el resonador y el paciente. El informe se hizo de la misma manera: fuimos viendo las imágenes de forma conjunta, pero a distancia. Las analizamos en una comunicación diferida, después de realizado el estudio, para arribar al informe definitivo. Por eso decimos que es la primera cardiorresonancia realizada en la isla, y a la vez es también la primera telerresonancia a una distancia tan enorme: de Ushuaia a Buenos Aires.
Esto es parte del convenio que realizamos entre Clínica San Jorge y el Hospital Italiano, para la lectura conjunta de imágenes y la capacitación de nuestro personal en el uso del nuevo resonador de alto campo.


¿Qué tecnología requiere este tipo de estudios?
Para realizar una cardiorresonancia se necesita un resonador de alto campo, porque el corazón es un órgano que está en continuo movimiento. No es lo mismo obtener imágenes del hígado, por ejemplo, que es un órgano que está “quieto”. Para un órgano como el corazón se necesita tecnología de punta, un resonador que no pierda definición cuando hace la captación de la imagen de un órgano en continuo movimiento. Nuestro nuevo resonador nos permitió hacer la cardiorresonancia; el resonador que teníamos antes no nos permitía realizar este estudio.

 

¿Cuál es la utilidad de las cardiorresonancias?
La cardiorresonancia es un estudio que tiene múltiples indicaciones, ya que tiene una alta especificidad y sensibilidad para la gran mayoría de las patologías del miocardio, del endocardio, de los grandes vasos y del pericardio. Sirve para ver fibrosis miocárdica, edemas, necrosis; también sirve para ver muy específicamente las cavidades, la función, las paredes, el engrosamiento; también detecta muy detalladamente masas intracardiacas, masa y derrames pericárdicos. Se utiliza para diagnosticar enfermedades congénitas, tanto sea del miocardio como valvulares o de los grandes vasos. Utilizamos este estudio para medir los diámetros auriculares y ventriculares, así como la función ventricular; también, para hacer diagnósticos diferenciales de pacientes con miocardiopatías, etc.


¿Qué se lleva de esta experiencia a nivel personal y profesional? 
La experiencia fue extraordinaria. La viví como muy positiva de principio a fin. Se formó un excelente grupo de trabajo. No fue menor el rol del paciente: ya que, al ser el primer estudio de esta naturaleza en la Clínica, se tardó bastante más tiempo del que se tarda habitualmente, y el paciente se mostró extremadamente colaborador en todo momento. Esto nos permitió obtener un resultado óptimo, para el que trabajamos en equipo desde Clínica San Jorge (médicos, técnicos) coordinados por el especialista del Hospital Italiano desde Buenos Aires. En lo personal, esta experiencia fue muy gratificante, y los excelentes resultados nos dan la pauta de que es solo la primera de muchas cardiorresonancias que vamos a poder realizar a partir de ahora.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS