jueves 04 de marzo de 2021

Noticias | 21 feb 2021

Pandemia

La otra cara de la pandemia: La solidaridad

Dos de cada tres personas admiten haber ayudado a alguien durante 2020


La percepción generalizada en cuanto a que creció sensiblemente la solidaridad de los argentinos durante el primer año de la pandemia acaba de ser confirmada por un relevamiento. Al menos en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano dos de cada tres personas mayoritariamente de nivel socioeconómico medio y medio alto (66%) declaró haber brindado ayuda a una persona u organización.

 

Si bien no es fácil establecer comparaciones con otros años porque el dato debería confrontarse con encuestas similares, los expertos consultados no dudan en afirmar que el crecimiento fue fuerte e incluso probablemente superior al que se produjo ante la crisis de 2001.

 

La encuesta -englobada en la temática “solidaridad durante el aislamiento social en el AMBA”- fue realizada a fines del año pasado por la UADE y abarcó más de mil ochenta casos. Estableció también que entre aquellos que brindaron algún tipo de ayuda un 51 % dijo haber ayudado a alguna persona vulnerable y un 42% aseveró haber ayudado a un grupo vulnerable específico

 

Además, un 52 % afirmó haberlo hecho a nivel local. Por el contrario, las ayudas generalizadas fueron más reducidas. Apenas un 5% de quienes realizaron algún tipo de acción solidaria lo hicieron a nivel provincial, un 2% a nivel regional, un 7% a nivel nacional y un 2% a nivel internacional.

 

La mayor cantidad de quienes ayudaron (61 %) donó material, alimentos y/o fondos, seguida por quienes le hicieron las compras a personas vulnerables y/o dependientes (55 %); brindó apoyo emocional/psicológico (47%); repartió comida y/o suplementos de higiene (24 %); ofreció servicios profesionales de forma gratuita (12 %); donó plasma o sangre (10 %): confeccionó tapabocas para distribuir a bajo costo o de forma gratuita (9 %): ofreció descuentos en determinados bienes/servicios para personal esencial (4 %); organizó eventos culturales, deportivos y de entretenimiento virtuales (4 %) o escribió cartas a enfermos de COVID (1 %).

 

“Frente a las más variadas necesidades, la pandemia abrió paso a un verdadera boom solidario como lo está reflejando la encuesta”, dice Juan Carr, de Red Solidaria. “No voy a negar que en los últimos meses el fenómeno solidario disminuyó al compás de una flexibilización de la cuarentena, pero la respuesta de la gente el año pasado fue extraordinaria, sea preparando comida, sea acompañando, sea donando plasma”, señala. Y completa: “Hasta la donación de órganos se mostró robusta, lo cual muestra un comportamiento que nos llena de satisfacción y que debería ser más destacado porque hace el bien y nos hace bien”.

 

Por su parte, la socióloga Marita Carballo –presidente de la encuestadora VOICES!- dice que no solo hubo una enorme corriente solidaria el año pasado, quizá superior a la que se produjo por la crisis de 2001, sino que además “creció la sensibilidad social” en un sentido amplio. Por caso, señala que en un sondeo que realizó surgió con claridad la gran preocupación de padres con chicos con acceso a las tecnologías por aquellos que no lo tienen.

 

Por lo demás, la encuesta de la UADE determinó que las ONG fueron las instituciones más valoradas por su actuación durante la pandemia. Y que prácticamente la totalidad de los encuestados (94%) coincidió en que la lucha contra el COVID-19 “es responsabilidad de todos”.

Fuente: Clarín

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS