sábado 26 de noviembre de 2022

Noticias | 16 ago 2021

Homenaje a los muertos por Covid-19

Marcha de las piedras por las víctimas del Covid-19 en la Argentina

En medio del silencio, familiares de las víctimas de Covid-19 recordaron a sus seres queridos y pidieron no olvidarlos, con sus nombres grabados sobre piedras


En medio de un clima de dolor, “la marcha de las piedras” llegó hasta la quinta de Olivos y la Casa Rosada. Frente a la residencia presidencial, origen del reciente escándalo por las visitas y festejos en medio del aislamiento estricto, los familiares de fallecidos por Covid-19 recordaron entre lágrimas a los suyos. El silencio, entrecortado por aplausos, imperaba en medio de los manifestantes.

 

“El dolor no tiene palabras. Esto es muy catártico, tiene verdad. Es un ritual colectivo del dolor por eso esto no puede desaparecer”, dice Roxana congrimas en los ojos. La piedra que dejo tenía el nombre de Alberto, su padre, quien falleció después de estar internado tres semanas. “No tuvimos velorio, no tuvimos nada. La última vez que lo vi fue a dos metros y después era una cajita”, agrega la mujer, que llegó hasta Olivos acompañada por su marido.

Marcha de la piedras en la Quinta de Olivos Marcha de la piedras en la Quinta de Olivos

 

 

“Descansen en paz, nosotros velaremos por ustedes”, exclama una mujer mientras apoya su piedra e interrumpe el silencio. Las piedras se acumulan en la puerta de la quinta presidencial y los congregados ya ocupan casi toda la cuadra.

Cada piedra tiene un nombre, una familia y una historia detrás. Algunas llegan en bolsas, traídas por los voluntarios que acercaron los recuerdos de aquellos familiares que no pudieron estar presentes.

Marcha de la piedras en la Quinta de Olivos Marcha de la piedras en la Quinta de Olivos

 

 

“Solo quería decir que esto es lo más cercano que tuvimos a un velorio”, cuenta  una mujer, abrazada a su marido. “No lo pudimos ver en sus últimos momentos de vida: es muy cruel saber que no se respetó nuestro dolor ni el de nadie. Seguro que es lo más que podemos hacer: dejar una piedra en su nombre”, agregó. Con un hilo de voz, alcanzó a completar: “Es muy doloroso, es muy doloroso, no le pudimos dar la mano cuando se estaba muriendo. Se murió y no lo pudimos despedir, ni siquiera pudimos ver su cajón. Nada”. Su familiar, recordó, murió el 23 de julio de 2020. 

Marcha de la piedras en la Quinta de Olivos Marcha de la piedras en la Quinta de Olivos

 

 

A pocos metros, una mujer dejaba dos piedras. “Una es por mi hermana, Sandra, 58 años. Estuvo cuatro meses en terapia intensiva. La acariciábamos con guantes de latex y el último día, cuando falleció, murió sola y la médica me pidió que me pusiera los guantes cuando ya estaba muerta y le dije que por favor me dejara tocarla por última vez. Y por mi tío, también, que falleció de Covid”, recordó.

Un hombre llegó con una valija y un bolso: traía más de 70 piedras. Lavaron cada una, las pintaron de negro y escribieron en blanco los nombres con un corazón“Fue el primer tuit de mi vida”, explica María Eugenia, su esposa, que se anotó como voluntaria para traer piedras de aquellos que no podían venir. Marcha de la piedras en la Quinta de Olivos Marcha de la piedras en la Quinta de Olivos

 

 

“Agostina tenía 26 años, era asmática y no le llegó la segunda vacuna. Silvia es la mujer de un jubilado que está deprimido”, relata, mientras señala algunas de las piedras que trajo. “Charli y Coco eran amigos. Hay otro matrimonio que falleció con dos días de diferencia”, agrega.

Fuente: La Nación

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS